Biodiversidad

 

Respetar la integridad de los

 

ecosistemas es indispensable

Cromo y Adelfa. Programa de Conservación Linx Ex-situ
Cromo y Adelfa. Programa de Conservación Linx Ex-situ

La pérdida de biodiversidad es uno de los problemas más graves a nivel mundial. La fragmentación de hábitats, el cambio climático, el uso no sostenible de los recursos naturales, así como la aparición de las especies invasoras, han contribuido a un aumento notorio de la tasa de pérdida de biodiversidad. En la actualidad, la abundancia de especies ha disminuido notablemente. Uno de cada cuatro mamíferos, una de cada ocho aves, un tercio de los anfibios y el 70% de las plantas descritas en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) se encuentran en peligro.

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha proclamado el año 2010 como Año Internacional de la Diversidad Biológica con el fin de atraer más la atención internacional al problema de la pérdida continua de la biodiversidad. Su finalidad es destacar la importancia de la biodiversidad en la vida humana y reflexionar sobre los logros en la conservación de la biodiversidad, así como alentar a redoblar nuestros esfuerzos para reducir significativamente el ritmo de pérdida de biodiversidad.

Así, designa la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica como el centro de coordinación para la celebración de este año. Establecido en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992, este convenio es un tratado internacional para la conservación y utilización sostenible de la biodiversidad y la distribución equitativa de sus múltiples beneficios. Con 193 Partes, el Convenio tiene una participación casi universal.

A través del Año Internacional de la Biodiversidad 2010 se pretende reflejar los objetivos de las organizaciones que trabajan en todo el mundo para salvaguardar la biodiversidad. Como tal, estos objetivos son los siguientes:

-Mejorar la conciencia pública sobre la importancia de salvaguardar la diversidad biológica y también sobre las amenazas subyacentes a la biodiversidad.

-Aumentar la conciencia de los logros para salvar la diversidad biológica que ya han sido realizados por las comunidades y los gobiernos.

-Alentar a las personas, las organizaciones y los gobiernos a tomar las medidas inmediatas necesarias para detener la pérdida de la biodiversidad.

-Promover soluciones innovadoras para reducir las amenazas a la biodiversidad.

-Iniciar el diálogo entre las partes interesadas por las medidas que deben adoptarse en el período posterior a 2010.

Las partes del Convenio se comprometieron a alcanzar en 2010 una reducción significativa de la tasa actual de pérdida de biodiversidad a escala global, nacional y regional siendo asumida como una nueva meta de los Objetivos del Milenio por la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible y la Asamblea General de Naciones Unidas.

Así, también, en 2004 los líderes europeos llegaron a un acuerdo de  compromiso de conjunto con esta problemática, sumando a todos los actores implicados en la biodiversidad. En este marco y auspiciado por la Oficina Regional de Europa de UICN (ROFE) nace el programa Cuenta Atrás 2010.

Ésta es una red de miembros activos de todo el mundo que trabajan con el fin de detener la pérdida de biodiversidad para el año 2010. Dentro de esta red cada miembro se compromete a realizar acciones para abordar las distintas causas que provocan la continua pérdida de especies.

La Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica, a través de la Decisión VI/26 adoptó el Plan Estratégico para la Conservación de la Diversidad Biológica. En la declaración de su misión, las Partes se comprometen a la implementación más efectiva y coherente de los tres objetivos del Convenio para lograr, al año 2010, una reducción significativa de la tasa actual de pérdida de biodiversidad a nivel global, regional y nacional, como una forma de contribuir al alivio de la pobreza y beneficiar toda forma de vida sobre la tierra.

En la Decisión VII/30 de la Conferencia de las Partes se adoptó un marco de trabajo para facilitar la evaluación de los progresos obtenidos hacia la meta del 2010, con el fin de promover la coherencia entre los programas de trabajo del Convenio y proveer un marco flexible dentro del cual pudieran ser fijados los objetivos regionales y nacionales e identificados los indicadores.

Este marco de trabajo incluye siete áreas focales y la identificación de indicadores para evaluar los progresos obtenidos en los países miembros han sido invitados a desarrollar también sus propios indicadores:

-Reducir la tasa de pérdida de los componentes de la biodiversidad, incluidos hábitats y ecosistemas; especies y subpoblaciones; y diversidad genética.

-Promover el uso sostenible de la biodiversidad.

-Estudiar las mayores amenazas a la biodiversidad, incluidas aquellas ocurridas debido a las especies invasoras.

-Mantener la integridad de los ecosistemas y la provisión de bienes y servicios proveí­dos por la biodiversidad en los ecosistemas.

-Proteger el conocimiento tradicional, innovaciones y prácticas (indicador inmediato: estado y tendencias de la diversidad lingüí­stica y número de hablantes de lenguas indígenas).

-Asegurar el beneficio justo y equitativo derivado del uso de recursos genéticos.

-Movilizar recursos financieros, especialmente de los paí­ses desarrollados, hacia aquellos menos desarrollados, estados e islas en desarrollo y paí­ses de economí­as en transición, para la implementación del Convenio y su Plan Estratégico.

 

Amenazas

 

La biodiversidad es la variedad de toda forma de vida y procesos naturales sobre la tierra. El Convenio sobre la Diversidad Biológica la define como la variabilidad entre organismos vivos, incluida la diversidad genética, de especies y ecosistemas.

A pesar de los importantes servicios que la biodiversidad provee (recursos para alimentación, agua, materia prima, entre otros), ésta se encuentra amenazada por diferentes causas, entre las que se destaca la intervención del propio ser humano, que ha provocado que este hecho natural sea mucho más rápido. Las tasas de extinción de especies son actualmente entre cien y mil veces mayores.

Algunos datos relevantes son:

-Más de 15.500 especies se encuentran amenazadas según la lista Roja de la UICN.

-La abundancia de las especies ha declinado alrededor del 40% entre 1970 al 2000.

-Desde el 2000, 36 millones de hectáreas de bosque primario se han perdido cada año.

-Desde 1996 hasta el 2008, 44.838 especies se encuentran amenazadas en América del Sur, según la lista Roja de la UICN.

Según el informe Perspectiva mundial de la diversidad biológica, editado por la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica, los servicios que prestan los ecosistemas biodiversos y sanos son el fundamento del bienestar humano. Ahora bien, de los 24 servicios que prestan los ecosistemas, recientemente evaluados en la Evaluación de Ecosistemas del Milenio, 15 están en decadencia, entre ellos el abastecimiento de agua dulce, la producción pesquera marina, el número y la calidad de los lugares de valor espiritual y religioso, la capacidad de purificación de la atmósfera frente a la contaminación, el control de los desastres naturales y la capacidad de los ecosistemas agrícolas para luchar contra las plagas.

La pérdida de la diversidad biológica altera las funciones de los ecosistemas y los hace más vulnerables a las sacudidas y las perturbaciones, menos capaces de recuperarse y menos aptos para proporcionar a los seres humanos los servicios necesarios. Por ejemplo, los daños causados a las comunidades costeras por las inundaciones y las tormentas pueden incrementarse de manera espectacular cuando se pierden o degradan los hábitats de los humedales protectores.

Los pobres de las zonas rurales son los que más sufren las consecuencias de la pérdida de biodiversidad y del colapso de los ecosistemas, ya que dependen mucho más directamente de los servicios de éstos para sus medios de vida y suelen tener menos posibilidad de acceso o de sufragar el costo de los sucedáneos, cuando esos ecosistemas están en franco deterioro. De hecho, la Evaluación de Ecosistemas del Milenio confirmó que la pérdida de diversidad biológica constituye un obstáculo imponente a la hora de atender las necesidades de los más pobres del mundo, que es uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Perspectiva Mundial sobre Diversidad Biológica demuestra que la diversidad biológica se está perdiendo en todos los planos:

-La deforestación, causada principalmente por la conversión de los bosques en tierras agrícolas, prosigue a un ritmo alarmante. Se calcula que, desde 2000, se han perdido anualmente 6 millones de hectáreas de bosques primarios.

-Los ecosistemas costeros y marinos se han visto sumamente afectados por la actividad del hombre, por lo que la degradación ha llevado a una reducción de la cubierta de algas marinas, zosteras y corales. En el Caribe, la cubierta media de corales duros ha disminuido del 50% al 10% en los últimos treinta años.

-Unas 3.000 poblaciones de especies silvestres han mostrado una tendencia constante a la disminución de su abundancia media de cerca de 40% entre 1970 y 2000; las especies de aguas interiores disminuyeron en 50%, mientras que las especies marinas y terrestres disminuyeron cerca de 30%. Los estudios realizados sobre los anfibios en todo el mundo, los mamíferos africanos, las aves de tierras agrícolas, las mariposas británicas, los corales del Caribe y el Indo-Pacífico y las especies de peces que se capturan habitualmente muestran descensos en la mayoría de las especies estudiadas.

-Es cada vez mayor el número de especies en peligro de extinción. La situación de las especies de aves ha mostrado un constante deterioro en los últimos veinte años y los resultados preliminares en relación con otros grandes grupos, como los anfibios y los mamíferos, indican que su situación probablemente sea peor que en el caso de las aves. Entre 12% y 52% de las especies de los grupos taxonómicos superiores mejor estudiados están en peligro de extinción.

-La intensificación de la pesca ha provocado la pérdida de grandes peces de alto valor como el atún, el bacalao, la corvina y el pez espada, que figuran en los primeros eslabones de la cadena alimentaria. En el Atlántico Norte, el número de grandes peces ha disminuido en dos terceras partes en los últimos 50 años.

Los peligros que se ciernen sobre la diversidad biológica aumentan en general. Los seres humanos aportan más nitrógeno reactivo a los ecosistemas a nivel mundial que todos los procesos naturales juntos. En los últimos años ha aumentado extraordinariamente el ritmo de introducción de especies exóticas y el riesgo que representan, algo que se mantendrá como resultado del aumento de los viajes, el comercio y el turismo. En general, el consumo insostenible no ceja, como indica en la creciente huella ecológica mundial. La demanda mundial de recursos rebasa ahora en un 20% la capacidad biológica de la Tierra para renovar estos recursos.

Del lado positivo, aumenta el número y la superficie de las áreas protegidas, aunque la mayoría de las ecorregiones están por debajo de la meta de proteger el 10% de su superficie. Los ecosistemas marinos en particular son los menos representados, pues sólo aproximadamente 0,6% de la superficie oceánica y un 1,4% de la plataforma costera están bajo protección.

 

“La pérdida de la diversidad biológica altera las funciones de los ecosistemas y los hace más vulnerables a las sacudidas y las perturbaciones, menos capaces de recuperarse y menos aptos para proporcionar a los seres humanos los servicios necesarios. Por ejemplo, los daños causados a las comunidades costeras por las inundaciones y las tormentas pueden incrementarse de manera espectacular cuando se pierden o degradan los hábitats de los humedales protectores”.

Foca Monje
Foca Monje

 

Extinción a ritmo acelerado

 

La última edición actualizada de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN muestra que, de las 47.677 especies evaluadas, 17.291 están en peligro de extinción.
Los resultados indican que el 21% de los mamíferos conocidos, el 30% de los anfibios conocidos, el 12% de las aves conocidas, y el 28% de los reptiles, el 37% de los peces de agua dulce, el 70% de las plantas y el 35% de los invertebrados evaluados hasta ahora están amenazados.

“Las pruebas científicas de una grave crisis de extinción de especies van en aumento” dice Jane Smart, Directora del Grupo de la IUCN de Conservación de la Biodiversidad. “En enero se iniciará el Año Internacional de la Diversidad Biológica. El análisis más reciente de la Lista Roja de la IUCN muestra que la meta de 2010 de reducción de la pérdida de biodiversidad no se va a cumplir. Es hora de que los gobiernos empiecen a tomarse en serio la tarea de salvar especies y de que aseguren que esto tenga prioridad en sus programas para el próximo año, pues el tiempo se nos agota.”

De los 5.490 mamíferos del mundo, 79 están clasificados como “Extinto” o “Extinto en Estado Silvestre”, en tanto que 188 están “En Peligro Crítico”, 449 “En Peligro” y 505 son “Vulnerables”. El voalavo oriental (Voalavo antsahabensis) figura en la Lista Roja de la UICN por primera vez, en la categoría “En Peligro”. Este roedor endémico de Madagascar está confinado al bosque tropical montañoso y se encuentra amenazado por la agricultura de corta y quema.

Actualmente, hay 1.677 reptiles en la Lista Roja de la UICN, 293 de ellos añadidos este pasado año. En total, 469 están en peligro de extinción y 22 ya figuran en las categorías de “Extinto” o “Extinto en Estado Silvestre”.

Rana Arbórea de Rabb
Rana Arbórea de Rabb

La Lista Roja de la UICN muestra que 1.895 de los 6.285 anfibios del planeta están en peligro de extinción, lo que los convierte en el grupo de especies más amenazado que se haya conocido hasta la fecha. 39 de ellos ya figuran en las categorías de “Extinto” o “Extinto en Estado Silvestre”, 484 están En Peligro Crítico, 754 se encuentran en Peligro y 657 son Vulnerables.

El sapo del aerosol de Kihansi (Nectophrynoides asperginis) ha pasado de estar “En Peligro Crítico” a “Extinto en Estado Silvestre”. A la especie se la conocía únicamente en las cataratas de Kihansi en Tanzanía, donde  abundaba, con una población de por lo menos 17.000 especímenes. Su declive es debido a la construcción de una represa aguas arriba de las cataratas de Kihansi, que redujo en un 90% el caudal de agua que llegaba a la garganta. Es muy posible que el colapso final de la población haya sido resultado de la enfermedad micótica conocida como chitridiomicosis.

El hongo ha afectado también a la rana arbórea de Rabb (Ecnomiohyla rabborum), que se ha incorporado a la Lista Roja como “En Peligro Crítico”. Sólo se la conoce en el centro de Panamá.

De las 12.151 plantas que figuran en la Lista Roja de la UICN, 8.500 están amenazadas de extinción y 114 ya figuran en la categoría “Extinta” o “Extinta en Estado Silvestre”. La reina nativa de América (Puya raimondii) ha sido reevaluada y se mantiene en la categoría “En Peligro”. Hallada en los Andes del Perú y Bolivia, sólo produce semillas cada 80 años antes de morir. Es posible que el cambio climático ya esté menoscabando su capacidad de florecer, y el ganado, que deambula libremente entre muchas colonias, pisotea o se come muchas plantas jóvenes.

Chlorocypha centripunctata
Chlorocypha centripunctata

Esta última evaluación de la Lista Roja de la UICN contiene 7.615 invertebrados, 2.639 de los cuales están en peligro de extinción. Los científicos añadieron 1.360 libélulas y caballitos de mar, con lo que el total ha aumentado a 1.989, de los cuales 261 están amenazados. Chlorocypha centripunctata, clasificada como Vulnerable, se halla en el sureste de Nigeria y el suroeste del Camerún y está amenazada por la destrucción forestal.
Los científicos también añadieron 94 moluscos, aumentando el número total de moluscos evaluados a 2.306, de los cuales 1.036 están amenazados. Siete caracoles de agua dulce del Lago Dianchi en la provincia de Yunnan (China), figuran actualmente en la Lista Roja de la UICN y todos están amenazados. Éstos se suman a 13 peces de agua dulce de la misma región, 12 de ellos amenazados. Las principales amenazas son la contaminación, los peces de especies introducidas y la sobreexplotación.
 Actualmente hay 3.120 peces de agua dulce en la Lista Roja de la UICN, lo que supone un aumento de 510 especies respecto al 2008.

“La Lista Roja de la UICN del 2009 da mucho que pensar,” dice Craig Hilton-Taylor, Administrador de la Unidad de la UICN encargada de la Lista Roja. “Estos resultados no son sino la punta del iceberg. Hasta ahora sólo hemos conseguido evaluar 47.663 especies; existen muchos millones más que podrían estar gravemente amenazadas. Ahora bien, sabemos por experiencia que las medidas de conservación son eficaces; no esperemos pues a que sea demasiado tarde y empecemos a salvar especies ya.”